top of page

¿Te despiertas en las mañanas y ya estás cansado?

Te levantas fatigado, con la sensación de no haber descansado lo suficiente; durante tu jornada laboral, a medida que avanza el día, las reuniones interminables, las montañas de correos electrónicos y las tareas que se multiplican empiezan a agotar tus últimas reservas, y cuando llegas a casa, ni que decir. Estás experimentando fatiga laboral crónica, el cansancio se ha convertido en tu compañero de oficina y hasta tu cafetera parece necesitar un buen descanso.

Fotografía tomada de Freepik


Lo que te sucede es conocido también como el síndrome de Burnout, un desgaste profesional, un estado de agotamiento físico, emocional y mental causado por el estrés prolongado y excesivo en el trabajo. Varias personas me consultan por esto, y recuerdo de manera especial a Juana, que me sorprendió por ser una mujer tan joven de 30 años experimentando tal agotamiento.  Me contó que se sentía drenaba, que incluso desde el día domingo luego de compartir con su familia no lograba conciliar las horas necesarias de sueño, y al empezar la semana solo deseaba el día de descanso. Me decía que todo esto le generaba dificultad para empatizar con sus compañeros, ya no percibía satisfacción con sus logros, y con esta frase cerró sus quejas:


"En realidad siento que solo estoy cumpliendo con mi trabajo, no le encuentro sentido a nada". 


En un artículo anterior te decía que si solo estás trabajando para cumplir con tus deberes y recibir un salario, es tiempo de replantear tu conexión con la vida (aquí está el artículo para que te enteres de lo que te estoy diciendo)


Tal vez te has identificado con los síntomas de Juana, has permitido que la fatiga sea una constante en tu vida, te has acostumbrado quizá a levantarte cansado, has normalizado el sueño durante el día… pero no solo te pasa a ti y a Juana, en el año 2019 La OMS incluyó el burnout en la Clasificación Internacional de Enfermedades como un fenómeno ocupacional. Este reconocimiento formal subrayó la importancia del burnout como un problema de salud global. Tal vez esos síntomas tan  generalizados son precisamente aquellos que vas normalizando en la vida cotidiana, se convierten en una especie de identidad, y se oye decir por ahí


"Al parecer tengo el síndrome burnout, es más común de lo que uno cree"
"Todo el mundo permanece cansado, es normal con tanto trabajo"
"El trabajo cansa, por eso te pagan por hacerlo"

….


Decretos, palabras, expresiones que lo único que hacen es anclar en ti la falsa creencia de que tu bienestar debe ser ganado con esfuerzo, y lo que es más desalentador aún, te has permitido entrar en la larga clasificación de las enfermedades, te has identificado con el dolor y la fatiga.


Como experto en procesos de Sanación Bioemocional te aseguro que si sientes que no mereces vivir tu vida con pasión, con armonía, con un sentido trascendental que te llene de gozo, vas a seguir en el círculo infinito del cansancio que trae consigo otros síntomas que van afectando tu salud física. 



Imagínate la cantidad de información negativa que pueden acumular tus células después de permitirte la fatiga por tantos años. La tristeza y el enojo de sentirte diariamente agotado envían una información a tus células que se manifiesta más tarde en síntomas metabólicos, malestares en tu cabeza, enfermedades cardiovasculares… Las emociones reprimidas o mal gestionadas pueden afectar negativamente la salud celular. 

Fotografía tomada de Freepik


La pregunta de Juana era entonces ¿qué hacer para revertir su fatiga? Mi respuesta es sencilla: identificar y liberar los  bloqueos emocionales, nos facilitaría la regeneración y el funcionamiento óptimo de sus células frente a la energía vital que sentía que estaba perdiendo.


¿Juana, qué es aquello en tu vida que te genera placer, aquello por lo que te levantarías con ánimos, con deseo ardientes de realizar? Esta pregunta era clave para comprender el origen emocional de su cansancio.


Juana me respondió: "No sé"

Era una pregunta que ni siquiera se había hecho. Comprendía en ella lo que le sucede a tantas personas, una vida que se desarrolla en automático sin la menor observación de un hilo que conecte con un sentido espiritual de la existencia. 


Desde mi experiencia en Sanación Bioemocional, la fatiga crónica, en particular, se asocia con un sentimiento de desvalorización y agotamiento extremo, que puede derivar de situaciones prolongadas de estrés, falta de reconocimiento personal, o de sentirse atrapado en circunstancias que drenan la energía vital diaria, como lo es la rutina laboral. 


Le propuse a Juana empezar un proceso de Mentoring, Terapia Regresiva y Reprogramación Mental,


En este la acompañaría a sanar desde la raíz aquel bloqueo que le impedía experimentar pasión por su vida. Con Juana hicimos un proceso de armonización de su campo energético, especialmente de aquellos centros de luz relacionados con la energía creadora, la conexión con los talentos, el placer por la vida, y la seguridad material.

Fotografía tomada de Freepik

Quiero que tú también los conozcas: 


Chakra Raíz (Muladhara): Ubicado en la base de la columna vertebral, está relacionado con la sensación de seguridad y estabilidad. En equilibrio proporciona una base sólida y energía física.


Chakra Sacro (Svadhisthana): Localizado en la parte inferior del abdomen, está vinculado a la creatividad y la sexualidad. Equilibrar este chakra aumenta la vitalidad emocional.


Chakra del Plexo Solar (Manipura): Situado en el área del estómago, está asociado con la confianza, el control personal y la energía metabólica. En equilibrio mejora la autoestima y la energía personal.


A través de ejercicios propuestos en el Programa de Sanación Bioemocional Juana empezó un trabajo consciente en estas zonas energéticas de su cuerpo. Seguimos con un trabajo más enfocado en la Reprogramación Mental de sus sistema de creencias sobre lo que significa el trabajo, el éxito y la realización personal. Juana empezaba a comprender de manera consciente que el trabajo es una expresión alegre de nuestros dones y talentos. Era preciso que Juana conectara con el sentido de su vida para poner en coherencia con este su trabajo, sus relaciones, sus acciones cotidianas.

Aquí te cuento algunas de sus creencias antes de empezar el proceso, seguramente te identifiques:


"Seguir mi pasión es un lujo que no puedo permitirme"
"El éxito requiere sacrificio y sufrimiento"
"El dinero es difícil de ganar"
"Debo conformarme con lo que tengo"
"Debo cumplir con lo que los demás esperan de mí"

Reemplazar estas creencias limitantes con afirmaciones positivas y realistas, practicar la autoafirmación, la visualización y la meditación son herramientas poderosas para Reprogramar la mente de manera efectiva.


Le propuse a Juana un plan paulatino de conexión con su interior que le permitiera empezar a poner en coherencia sus acciones con un sentido de vida que le generara estados de entusiasmo, alegría, pasión… Juana empezó paso a paso a realizar actividades como ciclismo los fines de semana, algo por lo que siempre había tenido curiosidad, también empezó a leer historietas en las noches antes de acostarse porque le provocaban buen humor, también se inscribió los fines de semana a un curso de alimentación saludable, pues siempre le ha encantado cocinar y ahora quiere afinar ese talento. 

Juana no tenía quizá mucho tiempo como tú, también llega cansada de su trabajo y es posible que el fin de semana quiera levantarse muy tarde… pero despertar tu energía vital y sanarte es tu responsabilidad y siempre puedes organizarte para atender lo que se empieza a convertir en tu prioridad.

Fotografía tomada de freepik


Con gran sorpresa a las pocas semanas Juana me decía que al conectar con el placer de la vida su fatiga había disminuido, y que le parecía ahora absolutamente posible buscar un trabajo en el que se sintiera más a gusto, entregando un servicio más conectada con su corazón. 


Las cosas suceden de la manera inversa a como tal vez has venido imaginando: 


Tu fatiga no va a aliviarse cuando cambies de trabajo, tu fatiga va a desaparecer cuando sanes de raíz tu resistencia a crear una vida desde tu bienestar, solo asi vas a construir un campo energético positivo que empezará a atraer hacia ti las circunstancias que te permitan expandir ese bienestar que empiezas a anclar como una verdad en ti.


Te lo recuerdo:

¡En lo que te enfocas se expande! Te invito a enfocarte en tu Sanación, quiero enseñarte cómo hacerlo.









Comments


bottom of page