top of page

5 HERRAMIENTAS PARA ELIMINAR CREENCIAS LIMITANTES

Las creencias limitantes son una percepción de la realidad que nos impide crecer, desarrollarnos como personas o alcanzar todas esas cosas que nos hacen “FELICES” supuestamente. Es algo que en realidad no es cierto pero que si lo es para nuestra mente y eso es lo que vale para nosotros, lo damos por bueno. Puede ser algo con lo que hayamos convivido desde pequeños o que se haya incorporado en nuestra vida a través de alguna experiencia u opinión.

Fotografía de Freepik



“Si cambias tus creencias y tu actitud verás que cambiará todo a tu alrededor”

La anterior frase nos ayuda a determinar claramente que todo lo que creemos, que nuestra mente es solo una proyección de una realidad que solo existe en nuestra “psiquis”; que en realidad es solo un pensamiento y que al ser un pensamiento siempre se puede cambiar. Así que disponte a tomar atenta nota y llevar a cabo las recomendaciones que te daré durante este artículo y a través de mi programa Rediseño Mental RYM® para el éxito. ¡Comencemos!


1. IDENTIFICA TUS CREENCIAS CLARAMENTE

Fotografía de Freepik



Existen multitud de creencias limitantes, con muchos tipos de significado, y todas dependen de las vivencias de cada persona. No es lo mismo las creencias que puede tener alguien que ha vivido en la pobreza, que otra persona que vivió en la abundancia económica. Además, las actitudes de la persona influyen mucho, como el lugar de dónde proceden las creencias.


En realidad, las creencias limitantes son PROGRAMACIONES que otros realizaron en ti sin que lo notaras.

Aún así, a continuación, dejo un listado de ejemplos de las creencias limitantes más comunes:

  • No soy lo suficientemente bueno en ...

  • No sirvo para hacer esto

  • El dinero y yo no somos amigos

  • No nací en cuna de oro

  • No me valoran lo suficiente

  • No conseguiré lo que quiero

  • Todo me sale siempre mal

  • Siempre estoy enfermo

  • Otros consiguen lo que quieren, pero yo no

  • Soy de malas para el amor

  • Para qué intentarlo, si no funcionará

  • La vida es muy mala conmigo

  • Soy el de peor suerte de la familia

El listado puede ser interminable. Pero estoy seguro de que, leyendo estas creencias limitantes más comunes, reconocerás que alguna de ellas está instalada en ti.

Identifícala claramente y si no esta relacionada en este listado crea el tuyo en una hoja de papel y te darás cuenta que si lo haces con dedicación encontrarás creencias muy recurrentes y de las cuales te sientes “orgulloso” de repetir constantemente frente a familiares y amigos.



2. ENCUENTRA EL ORIGEN

Fotografía de Freepik


Una vez que tenemos un pensamiento limitante, captado en el paso anterior, ahora nos toca buscar su origen. ¿De dónde viene? ¿Cómo llegó a nosotros? ¿Fue debido a una experiencia que tuvimos? ¿O tal vez es algo que nos dijo alguien? Seguramente te tomara tiempo hacer este análisis, pero es muy importante que lo realices a conciencia.

En este punto hay que tener en cuenta dos aspectos:


1. La realidad es subjetiva, nada es 100% real. Lo que llamas ‘realidad’ es filtrado y modificado por tus creencias y tus programaciones.

2. Ni una experiencia, ni cien, definen ‘algo’ como constante.

¿Qué quieren decir estos dos puntos?


En primer lugar que tú puedes tener un recuerdo de algo que te sucedió y que sea falso. Imagina que tuviste un cruce de palabras con alguien. Puede haberte quedado la sensación de que esa persona quedó con una mala impresión sobre ti. Cuando la verdad es que realmente no fue así. Es por ello que cuando identifiquemos el origen de una creencia, tratemos de ver si es 100% justa o si no es más que algo sujeto a nuestra interpretación personal. O lo que es lo mismo: falsa.


Si la creencia está basada en una serie de experiencias con los mismos resultados, el enfoque objetivo es el siguiente: que algo saliese ‘mal’ una, cinco o veinte veces, no significa que siempre vaya a suceder igual. Alguien que pruebe a jugar al golf y que sea un desastre en sus primeras prácticas, podrá pensar que es un negado para ese deporte. Cuando lo justo y objetivo es pensar que sólo necesita más práctica.


Esto es aplicable a cientos de cosas: cantar, bailar, dibujar, conducir, tener relaciones con los demás, abrir un negocio, estudiar, relacionarte con una persona que te atraiga, conseguir un objetivo concreto, etc.



3. LOS BENEFICIOS

Fotografía de Freepik


Una vez identificada la creencia limitante, hay que observar qué beneficios tiene. Como decía antes, las creencias modifican el filtrado, por lo que éste, dejará pasar a nuestro interior sólo información del exterior que nos sirva (lo que esté en nuestra zona de confort). Por lo tanto, una creencia limitante tiene beneficios.

Si por ejemplo tienes la creencia de no enfrentarte a los personajes de poder (un jefe, policía, etc.) porque vas a salir perjudicado de alguna forma, encontrarás en el exterior (filtrado por el SAR) las excusas perfectas para no vivir una situación así. Para estar a salvo.


En este ejemplo, podemos ver algo con claridad: el sistema de defensa que te hace estar seguro y no tener un enfrentamiento, te limita y cohíbe. No te permite manifestarte, empoderarte, sacar tu poder.

Te sugestiona para evitar encarar una situación. Una vez que se ha ubicado el beneficio, y después de darnos cuenta que éste suele ser limitante, ahora lo que toca es realizar el ejercicio de pensar en la creencia contraria. Buscar el polo opuesto.

Volviendo al ejemplo anterior, la creencia contraria y por lo tanto empoderante, sería: “soy capaz de enfrentar situaciones con personajes de poder”.


En este punto hay que ver qué se siente ante la nueva creencia. ¿Te sientes más poderoso? ¿Tal vez tienes una sensación de ligereza, como si soltases un gran peso? ¿Quizás mayor libertad?


Este punto es de gran importancia, pues te ayuda a percatarte del beneficio que tiene una creencia empoderante que sustituye a una creencia limitante.


4. OBTENIENDO RECURSOS EMPORDERANTES

Fotografía de Freepik


En este paso lo que se va a hacer es buscar en nuestra memoria recuerdos de situaciones donde la creencia empoderante (aquella contraria a la limitante que estamos trabajando) fue una realidad en nuestra vida. Esto lo hago frecuentemente con la ayuda de la hipnosis terapéutica del programa RYM®

Siguiendo el ejemplo anterior, tal vez puedas recordar una situación donde tuviste un enfrentamiento con un profesor o un responsable en tu trabajo. Un enfrentamiento educado y respetuoso, donde expusiste tu punto de vista, sin rebajarte debido a tu rol.


Tal vez, con el paso del tiempo y diversas experiencias, una persona pueda ir volviéndose más cohibida, desarrollando así una creencia que le evite tener enfrentamientos como lo anteriormente descrito. Pero si busca en sus recuerdos, sin duda encontrará situaciones donde no era así.

Esto le demostrará que tiene todos los recursos necesarios para conseguir aquello que la creencia limitante le dice que no puede lograr.

Encontrar esos recuerdos del pasado harás más creíble la creencia empoderante, pues ha sido vivida con anterioridad. Y tener conciencia de ello servirá para poder interiorizar la creencia de que uno es capaz de lograr algo en concreto. ¡Simplemente es volver a creer en ti!


5. DISCIPLINA Y PRACTICA PERMANENTE

Fotografía de Freepik


En este último paso, de lo que se trata es de afianzar todo lo posible la creencia empoderante. Y esto se consigue de dos maneras:

1. Sugestión. Al igual que una creencia limitante se instaló en nuestro interior debido a que se repitió una y otra vez, lo mismo ocurre con una creencia empoderante. Es el mismo sistema a utilizar. Por lo tanto, el diálogo interno constructivo se convierte en un poderoso aliado. Repetirte una y otra vez, que eres capaz de conseguir lo que quieres, te ayudará a interiorizar esta idea. En este punto hay algo importante a destacar: si te sorprendes a ti mismo teniendo una conversación negativa, es el momento perfecto para darle la vuelta y comenzar un diálogo contrario (empoderante), de esta forma comenzarás a sustituir una creencia por otra.

2. Acción. No todo es diálogo interno y autosugestión. Hay que pasar a la acción. Lo cual implica que en situaciones donde se deba aplicar una creencia empoderante, hagamos nuestra parte ‘física’ y nos comportemos en congruencia con aquella nueva creencia que estamos sembrando en nuestro interior.


Soy consciente de que esta parte es de mucha dificultad, más aún cuando no estás del todo convencido. Pero déjame decirte (o recordarte) que los miedos se superan enfrentándolos. Y es cuando lo haces y superas la situación, cuando te das cuenta que tienes más poder de lo que imaginabas. Más recursos de los que pensabas. Más capacidades de las que creías.

Bien digo en mis conferencias:


No puedo cambiar lo que sucedió en tu vida, pero si te puedo ayudar a que recuerdes lo que sucedió sin dolor

Así que ten presente que existen herramientas para cambiar tus resultados. Rediseño Mental es la clave para regresar al equilibrio, la paz y la armonía del ser.


Te envío un abrazo enorme y recuerda siempre que ser feliz depende únicamente de tus patrones mentales! Namasté.













Commentaires


bottom of page